Reflexiones Anteriores

Porque sabemos que su nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.

2 Corintios 5:1

¡El evangelio es esperanza!

                  

En días recientes la comunidad científica ha alertado sobre los efectos que tiene sobre nuestro planeta Tierra el calentamiento global.  La humanidad con su actividad industrial, sigue siendo en gran medida responsable de tal fenómeno.  Se nos llama a tomar medidas a corto y a largo plazo para aminorar los efectos negativos que éste fenómeno puede tener sobre la vida en todas sus formas.

 

     Sobre la humanidad se cierne una amenaza aún más catastrófica.  Esta es la indiferencia ante la eternidad que DIOS ofrece.  Vivir de espaldas a DIOS y al sacrificio de JESUCRISTO en el calvario, es menospreciar la oferta de vida eterna que DIOS ofrece.

 

     El calentamiento global atenta contra la existencia física; el pecado atenta contra nuestra existencia con DIOS en la eternidad.

 

     Mi invitación a ti hermano que lees estas líneas, es que desde ahora orientes tu mirada hacia JESUCRISTO y asegures así tu futuro con El.

 

 

Tu hermano en Cristo,

 

 

Neftalí Rivera Nieves

   

Design by: PRWS