Reflexiones Anteriores

“Quememos esa Basura”

                            

Bilbao, España sufrió la huelga de basureros más larga.  Ocho largos días de asfixiante hedor, de proliferación de gérmenes letales.  Había alarma, la ciudad se ahogaba sin solución alguna.  Pero por fin, hubo acuerdos y se resolvió el problema.

 

Hay huelgas que afectan ciudades como la de choferes, obreros, periodistas, maestros.  Pero nadie provoca resultados tan desastrosos como el de no recolectar desperdicios, basura, etc.

 

Amigo lector; ¿sabe que lo mismo sucede con el alma?  Su vida; cuando está llena de basura, de la cual casi no nos damos cuenta, por ejemplo: la mentira, inmundicia que aflora con tanta facilidad, el desfalco, adulterio, odio, ofensa, avaricia, etc, etc.  Todo esto es basura que ahoga nuestro bienestar, nuestra vida, nuestra alma.

 

¡Hay solución!  ¡Quememos esa basura!  ¿Qué, cómo?  Con JESUCRISTO.  Lea atentamente:

 

“… la sangre de JESUCRISTO su Hijo nos limpia – quema – de todo pecado”

1 Juan 7:b

 

Es el momento de quemar esa basura, para que no lo asfixie el hedor y siga proliferando el germen destructor del pecado.

 

Acepte la gracia maravillosa de JESUCRISTO, permítale que sea su salvador y deje que su sangre limpie su vida.  Solo JESUCRISTO puede hacerlo.  ¡Créalo!

 

 

DIOS le Bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

    

Design by: PRWS