Reflexiones Anteriores

EL AMOR, LA MEDICINA PODEROSA

             

Duró catorce horas, fue un parto enérgico, largo y laborioso, arrancando gemidos, sudor y sangre; esta madre holandesa, Cristina su nombre, daba a luz una niña, y cuando el médico se la puso sobre su pecho, se produjo el milagro: esta madre grito: “La veo, la veo doctor, la veo, es bellísima”

¿Por qué esa expresión? Es que Cristina, había quedado ciega por un accidente hacía ya 5 años; pero: “El poderoso amor por ser madre, la emoción del alumbramiento, produjo la regeneración de las células cerebrales” fue lo que dijo el doctor.

Como esta mujer ciega, hay muchos seres humanos que andan por este mundo “ciegos” no por algún accidente, sino con ceguera espiritual y emocional, esperando que algún día se produzca el milagro del amor que regenere las “células” del alma.

Lea atentamente: “Mas DIOS muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores,(ciegos) CRISTO murió por nosotros” Romanos 5:8

No hay más grande milagro de amor que el de DIOS entregando a su HIJO JESUCRISTO, para que tomara nuestro lugar, y por su sacrificio en la cruz, disfrutar del milagro salvador en el mismo instante en que con sinceridad le decimos que creemos en EL, lo aceptamos como nuestro Salvador.

Este es el momento, acepte a JESUCRISTO en su corazón.

DIOS le bendiga.

Rev. Joel Velásquez Peralta.

Pastor: Iglesia Bautista de Roosevelt.

 

Design by: PRWS