Reflexiones Anteriores

 

1,670 Km. POR HORA

Es una velocidad de vértigo, fabulosa para todos los fanáticos de ella, pero deseo informarle que usted es partícipe de esta desenfrenada velocidad.

 ¿Qué no?   Claros que sí, pues es la velocidad en que la tierra gira sobre su eje por hora;  ¡Increíble! Pero lo más increíble es que ningún ser viviente lo siente, ni nos preocupa y mucho menos que estemos concientes.

 Esto no es más que la mano poderosa de DIOS, manifestando segundo a segundo su cuidado y amor verdadero para todos nosotros, pero hay algo más impactante, su amor trasciende todo nuestro entendimiento, al enviar a su Hijo unigénito JESUCRISTO, para que muriera por nuestro pecados y resucitara para darnos vida eterna.

 

Lea atentamente: “Porque de tal manera amó DIOS al mundo que ha dado a su HIJO unigénito, para que todo aquel que en ÉL cree, no se pierda: mas tenga vida eterna.”

Juan 3:16

Permita a JESUCRISTO que su increíble amor transforme su vida, acéptelo como su salvador y disfrute de una vida feliz.  

La decisión es suya, acepte a JESUCRISTO hoy mismo.

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor: Iglesia Bautista de Roosevelt