Reflexiones Anteriores

“D A R”

                            

Vivió todos sus días en su país natal, Suecia; y murió a los 85 años de edad.  Era Holger Nisson, a quien sus padres le inculcaron virtudes tales como la gratitud, el respeto, la cortesía, honor, generosidad e integridad.  Se esmeró en el estudio y el trabajo.  Su primer trabajo fue en una cervecería.

 

     Con el paso de los años llegó a ser dueño absoluto.  Al morir dejó una fortuna de $3,000,000 de dólares.  ¿A quién se los dejó?  A cada habitante de su pequeña aldea Kracklinge que estuviera entre los 18 y 65 años de edad.

 

     Nisson expresó en su testamento: “Dios dejó una herencia para todo el mundo”; yo, para mi aldea.

 

     La persona que sabe agradecer, es también persona que sabe dar.  DIOS es quien le enseñó al hombre esta virtud.  Lea atentamente:

 

“Porque de tal manera amó DIOS al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en ÉL cree, no se pierda, más tenga vida eterna”.

Juan 3:16

 

     DIOS entregó a JESUCRISTO en sacrificio vivo para salvarnos, perdonarnos y darnos vida eterna.  Correspóndale, entréguele hoy su vida a JESUCRISTO.  Acéptelo como su salvador y sea feliz.

 

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

 

    

Design by: PRWS