Reflexiones Anteriores

S    E    G   U   R    I   D    A  D

   

La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da.  No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo. Juan 14:27

¡Navegamos por un mar de inseguridad!  La prensa nos informa sobre la muerte trágica de jóvenes prometedores a manos de otros jóvenes ya curtidos en el crimen.  Se nos advierte a diario estar atentos a todo lo que ocurre a nuestro rededor, y limitar las salidas nocturnas a lo estrictamente necesario.

“Y por haberse multiplicado la maldad la caridad de muchos se enfriara,” nos dice el Señor en Mateo 24:12.  Muchas veces nos abstenemos de hacer el bien que debemos hacer por temor a ser víctimas del clima de violencia que caracteriza nuestro momento histórico.

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da.  No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo.”  Este es el mensaje de nuestro Señor Jesucristo para esta hora. Este ha sido el asidero del creyente a través de la historia y lo es para nosotros hoy.  No se turbe vuestro corazón dice el Señor, conociendo El que el temor paraliza y limita nuestra capacidad para reaccionar ante la adversidad. “Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob.” Salmo 46:7

Hermano Lector, nuestra invitación en esta hora incierta es a procurar de nuestro Señor Jesucristo la paz y seguridad que solo en El se pueden encontrar.

Su hermano en Cristo,

Neftalí Rivera Nieves

Pastor: Iglesia Bautista de Roosevelt.

   

Design by: PRWS