Reflexiones Anteriores

RAMAS DE PALMA

Los gritos, la algarabía, las ramas de palma y mantos se extendían en el camino por donde JESUS cabalgaba, rumbo al centro mismo de Jerusalén, haciendo su Entrada Triunfal.

El mundo estaba convulsionado, la gente corría de un lado para otro, todos queriendo ver y tener de primera mano todos los pormenores que en fecha tan importante estaba ocurriendo.  

A coro la gente daba voces diciendo:

¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del SEÑOR!  Marcos 11:9b.

Cuadro como éste, se repiten casi a diario en nuestra convulsionada época. El ser humano está en búsqueda de cómo acallar su angustia y desesperación; vociferando, gritando y en muchos de los casos desplegando banderas en vez de ramas de palma, exaltando a quien solo busca de ellos, alimentar su ego y sentirse muy por sobre todos, y al final se retorna a casa, cansados, afónicos, frustrados y con el mismo vacío sin haber alcanzado el alivio y solución que en verdad necesita.

Amigo lector, no viva más así, hay quien puede llenar su vacío, mitigar su necesidad y darle descanso: es JESUCRISTO.

Permítale entrar en su corazón, acéptele como su REDENTOR y viva salvo, seguro y feliz,  ¡Créalo!

JESUCRISTO es REDENTOR HOY para usted.

 

DIOS le bendiga,

 

Rev. Joel Velásquez-Peralta

Pastor: Iglesia Bautista de Roosevelt