Reflexiones Anteriores

“Regocijaos en el Señor siempre”

Filipenses 4:4

                            

Nos regocijamos en Jesucristo:

·     Por su obra de redención en la cruz donde dio su vida por nosotros, derramó su preciosa sangre para lavar nuestros pecados y darnos vida eterna.

·     Por la promesa de estar siempre con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

·     Por darnos la esperanza de que volverá por los suyos.  “…Vendré otra vez y os tomaré a Mi mismo, para que donde Yo estoy, vosotros también estéis”  (Juan 14:3)

 

     El regocijo en Jesucristo siempre está presente en el cristiano evangélico a pesar de las circunstancias que le rodeen, sean felices o adversas.  “Y sabemos que a los que a Dios aman, todas las cosas les ayudan a bien”.  Romanos 8:28

 

     En la adversidad crecemos espiritualmente.  Nuestra fe se fortalece cada vez que en los momentos difíciles, Jesucristo, de una manera especial y personal, manifiesta su amor, su poder y su misericordia en nuestra vida.

 

     El regocijo en Jesucristo nos mueve a tener en nuestro corazón, cánticos de alabanza y adoración para nuestro Salvador y Señor en los días de sol brillante y cielo azul y en los días de tormenta y vientos borrascosos.  “Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”  Efesios 5:20

 

     ¿Tiene usted en su corazón el gozo de Jesucristo?  Puede tenerlo en este mismo momento si acude a El y le acepta como su Salvador y Señor.  Entréguele su corazón.  Jesucristo le está esperando con sus brazos abiertos.  Será un día de gran gozo en su corazón.

 

 

Que Dios le bendiga,

 

 

Hna. Loida Hernández Ramos

 

 

Design by: PRWS