Reflexiones Anteriores

SIGUIENDO INSTRUCCIONES

 

Eran ocho jóvenes australianos, en su primer salto en paracaídas; el avión volaba a 1,500 metros de altura y uno por uno los jóvenes fueron saltando pero a Alan, no le fue bien.  Su paracaídas se desplegó antes de tiempo y se enredó en la cola del avión.  El joven quedó colgado de la cola en pleno vuelo.

Su instructor comenzó a darle instrucciones y siguiéndolas y recordando las lecciones aprendidas, el joven pudo salir de su atadura y aterrizar sano y salvo.  ¡Que importante es saber cómo seguir las instrucciones del maestro!

¿Qué podemos hacer cuando nuestro paracaídas no funciona, cuando estamos cayendo indefensos en forma vertiginosa?  ¿Hay alguna solución para el alma confundida?  ¿para la vida en caos?

Lea con atención:

“DIOS es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones”  Salmo 46:1

Acudamos a DIOS quien a través de su Hijo JESUCRISTO nos propició al Maestro por excelencia.  Permitamos que sea ÉL nuestro Maestro, Salvador y Transformador; sigamos sus instrucciones.  Acéptelo como el salvador de su vida hoy mismo.

 

DIOS le bendiga,

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor: Iglesia Bautista de Roosevelt