Reflexiones Anteriores

“YO, en su lugar”

 

Cuatro maleantes toman por asalto el banco de un pueblo muy poblado en los Estados Unidos.  Alguien hizo sonar la alarma y en instantes el edificio donde el bando está ubicado fue rodeado por la policía.  Uno de los asaltantes toma de rehén a una empleada quien es madre de dos pequeños y con seis meses de embarazo.

 

A poca distancia, con un arma apuntándole a la cabeza, está el gerente del banco, quien, sin tomar tiempo para analizar, dice: “Déjala libre, yo tomo su lugar”; salvando así la vida de la empleada.

 

Algo parecido sucedió hace años atrás, cuando, no en un acto heroico, sino salvador, JESUCRISTO se ofrece voluntariamente para tomar nuestro lugar y morir para salvarnos.

 

Lea con atención:

 

“Mas ÉL herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre EL, y por su llaga fuimos nosotros curados”.         Isaías 53:5

 

¿Sabía esto?  JESUCRISTO tomó su lugar.  ¿Qué hará usted con JESUCRISTO?  Ábrale su corazón aceptándole como su Salvador.  Sea libre del peso del pecado y gozará de paz y vida eterna.  Nunca lo olvide, JESUCRISTO tomó su lugar.

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

 

     

Design by: PRWS