Reflexiones Anteriores

NO  LO  VOY  A  SOLTAR…

 

                  

Esta fue la expresión valerosa y determinante en el momento más crítico que enfrentaba, con la cabeza hacia abajo, metida en un pozo de 12 pulgadas de diámetro a 25 pies de profundidad; realizando el rescate de un pequeño de tres años, que accidentalmente había caído en él.

 

     Esta socorrista de apellido Rivera, era la única esperanza de salvación para este niño; y ahora que lo tenía en sus manos, “no lo soltaría por nada del mundo”.

 

     Cientos de personas hay en nuestro mundo que, como este pequeño, han caído en la trampa del vicio, drogadicción, la soledad, el abandono, la depresión; cuya opresión es semejante a un pozo, profundo y estrecho donde toda esperanza se desvanece.

 

     Le tengo una maravillosa noticia: ¡Hay quien lo puede sacar!  Y nunca lo soltará si le pide que lo haga.  Es JESUCRISTO.  Lea atentamente:

 

“Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos”.

Salmo 40:2

 

¿Verdad que es una maravillosa noticia?  ¡Acéptela!  Crea en JESUCRISTO como su salvador.  El jamás lo soltará.

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

 

 

Design by: PRWS