Reflexiones Anteriores

“Cuando oro, le pido a Dios que…”

                            

Si le pregunta a veinte personas su estilo de orar, posiblemente 16 le respondan: “Cuando oro, le pido a Dios que…” y le mencionarán algunas de las cosas que siempre piden a Dios.

 

“Orad sin cesar”  “Pedid y se os dará”  ¡Sí! pero, ¿Pedir solamente?  Hay oraciones registradas en la Biblia con otros propósitos.  En ellas no se pide; en ellas se declara seguridad de ayuda, de protección, de sostén.

 

“Jehová es mi pastor…

“Confortará mi alma…    

“Unges mi cabeza con aceite…

Salmo 23

 

En el Salmo 66 se usa la oración para declarar el socorro recibido:

“Porque has sido mi socorro”  “Tu diestra me ha sostenido”

 

Otras oraciones se dedican a dar testimonio del favor de Dios.  El Salmo 3 dice:  “Con mi voz clamé a Jehová y él me respondió desde su monte santo”

 

Hay oraciones dedicadas a declarar la grandeza de Dios.  El Salmo 8 dice:  ¡Oh, Jehová, Señor nuestro, Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra!

 

Oraciones dedicadas a alabar a Dios; oraciones de agradecimiento, no deben faltar en el estilo de orar.  Amado lector: si usted está seguro de que Dios cumple su promesa de “Pedid y se os dará”, debe dedicar oraciones para agradecerle, para alabarle, para glorificarle y para declarar la fe que en El tiene.

 

 

DIOS le bendiga,

 

 

Hna. Esther Gely

 

     

Design by: PRWS