Reflexiones Anteriores

YO  EN  SU  LUGAR

                  

Fue uno de los poblados del estado de Mississippi, donde cuatro maleantes toman por asalto uno de los bancos del lugar.  La alarma del banco se activó en la policía y en un momento toda la manzana donde estaba el banco fue rodeada por la policía.

 

       Uno de los maleantes en su desesperación y deseando tener la posibilidad de salir y huir, toma a uno de los rehenes, una mujer, empleada, embarazada y madre de dos pequeños.  Con un arma apuntándole está el gerente del bando, quién al percatarse de la acción, exclama: ¡Yo en su lugar, déjela libre!

 

       Han pasado muchos años que, no en un acto heroico, sino salvador, JESUCRISTO se ofrece voluntariamente para morir y derramar su sangre para limpiar de todo pecado y hacernos libres.

 

“Más El – JESUCRISTO – herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre EL…”

Isaías 53:5

 

       JESUCRISTO tomó su lugar, ¿Qué hará usted?  No lo rechace, acepte su sacrificio, sea salvo y libre por siempre desde ahora.  Acéptelo en su corazón.

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

   

Design by: PRWS