Reflexiones Anteriores

“Narcomanía”

                            

Joven inteligente, buen mozo, actor de cine, cumplía el tercer aniversario de su boda, con apenas 33 años de edad, hijo adoptivo del famoso actor Carroll O’Connor, nacido en Italia.  Su nombre: Hugo O’Connor, esclavo de la cocaína, tomó la fatal determinación de suicidarse.

 

¡Qué ironía!  O’Connor; protagonista de la famosa serie “Todo en Familia”, no pudo soportar su drogadicción, la mal llamada “Narcomanía”.

 

La droga no respeta fama, talento, edad, fortuna, nombres.  Atrapa a su víctima como el pulpo y sus tentáculos; tenaz, abrazador.  Por esa razón, se le llama a la narcomanía, una enfermedad familiar, porque toda la familia queda terriblemente afectada con el vicio de un solo de sus miembros.

 

¿Cómo se puede salvar a la familia de ésta implacable esclavitud?  Solo a través de JESUCRISTO.

 

Atienda a su llamado:

 

“He aquí, yo – JESUCRISTO – estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo”

Apocalipsis 3:20

 

No preste atención a la voz de Satanás, disfrazado de “amigos” que le invitan a probar el mundo esclavizante de la drogadicción.  Atienda a la voz de JESUCRISTO, que hoy, en éste momento toca a la puerta de su corazón.  Invítelo a entrar, sea salvo aceptándolo como su salvador y viva bajo el abrigo del Omnipotente.

 

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

 

     

Design by: PRWS