Reflexiones Anteriores

“Dame tu Corazón”

                            

Fue una larga espera de cuatro años.  Muchas personas la sufren en el mundo y la mayoría de las veces, esa espera se vuelve angustiosa y agónica.

 

Un hombre de 58 años fue quien esperó esos cuatro años; pero, ¿qué esperaba?: un donante de corazón.  Todos sabemos que quien es esa clase de donante, tiene que morir.  ¿Quién donó el corazón?  Una estudiante de enfermería de 22 años; la más pequeña de seis hermanos, quien muere en un accidente automovilístico.  Esa joven era la hija de este hombre.

 

¡Qué ironías las de la vida y a la vez, qué cuadro tan conmovedor!  Hoy el corazón de esta hija vive en el pecho de su padre, como si el padre hubiese dicho:  “Dame, hija mía, tu corazón”.

 

¿Sabe que en la Biblia hay una petición similar, pero no con ese propósito?  Dice:

 

“Dame, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos”

Proverbios 23:26

 

DIOS en un Padre amoroso, tierno y sensible.  Nada le hará más feliz que tener la devoción y el amor de sus hijos, que un día creyeron y aceptaron genuinamente a su Hijo JESUCRISTO como su Salvador.

 

¿Por qué no le entrega su corazón a DIOS, aceptando a JESUCRISTO hoy mismo?  ¡Hágalo!  Es el primer paso hacia una vida de amor,  paz y felicidad.

 

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

 

     

Design by: PRWS