Reflexiones Anteriores

MISIONEROS

Tal vez no podamos definir con toda precisión esta palabra, la cual encierra tanto y nos hace reflexionar sobre una especial participación en el cumplimiento de las Misiones.

 

Su entrega a DIOS y su genuino amor a EL, les impulsa a estar dispuestos para responder con humildad pero con toda determinación y valor, el “Heme aquí, envíame a mí”; sin importar el país, lugar, travesía, tiempo, horario, situación, etc. que deben enfrentar.

 

Su voluntad en las manos de quién les llamó y un corazón determinado hacen la diferencia, y están dispuestos a dejar su comodidad, exponerse a peligros, privarse de sus familiares a quienes aman, con el firme propósito de cumplir al llamado de DIOS, el cual es la proclamación del Evangelio Transformador, que son las Buenas Nuevas de Salvación, para todo ser humano en todo el mundo.

 

Lea con atención como en la Santa Biblia se expresa de ellos:   “Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica Salvación…”  Isaías 52:7

 

La intención y el mensaje no ha cambiado: JESUCRISTO es quien da alegría al corazón, paz a la mente atribulada y limpia todos nuestros pecados.  El anunciarle esta verdad me hace MISIONERO porque estoy cumpliendo con la Misión de la Proclamación del Evangelio, pero la respuesta es suya y solo suya.

 

Acepte a JESUCRISTO hoy mismo como su Salvador, y disfrute de una Nueva Vida.   ¡DIOS le Bendiga!

 

Rev. Joel Velásquez-Peralta

Pastor,  Iglesia Bautista de Roosevelt