Reflexiones Anteriores

ORE; DIOS ESCUCHA, DIOS RESPONDE

                          

La oración es el medio que tiene el cristiano evangélico para comunicarse y tener comunión con Dios.  A través de JESUCRISTO, nuestro Salvador, entramos en la presencia de Dios para tener una conversación íntima y personal con El.  “Hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo”.  I Timoteo 2:5

 

       Hay una diversidad de motivos para orar.  Existen unos que siempre deben estar presentes en la vida cristiana.  (1) La adoración y la alabanza: elevamos nuestra alma para rendir honra y gloria a nuestro Dios por lo que El es, Dios viviente, eterno, único.  “Uno es Dios, y no hay otro fuera de El”. Marcos 12:32  (2) La acción de gracias: por las bendiciones y beneficios que de Dios se reciben, por sus respuestas a nuestras oraciones; en la angustia es refugio, amparo y fortaleza; en la soledad “trae luz, camino nuevo y aguas refrescantes en el desierto”.  En los momentos de tomar decisiones, señala el camino por donde andar y da paz y tranquilidad al corazón.  (3) La intercesión: ponemos ante Su gracia a hermanos en la fe, familiares, amigos y otras personas con la certeza de que Dios escucha, responde y es fiel a Su promesa: “…Os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos”. Mateo 18:19

 

       Si usted no conoce a JESUCRISTO como Su Salvador personal, la salvación de su alma es su primer motivo para orar.  JESUCRISTO dijo:

 

“Yo soy el camino, y la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino es por mí”

Juan 14:6

 

       Invite a JESUCRISTO a morar en su corazón y quedará abierta la puerta para entrar a la presencia de Dios y gozará de la gran bendición y el gran privilegio que es orar con la confianza de que Dios escucha y Dios responde.

 

 

Que Dios le bendiga,

 

 

Hna. Loida Hernández

 

Design by: PRWS