Reflexiones Anteriores

LA INVITACIÓN

En nuestra vida hay muchos momentos emotivos: el nacimiento de un niño, la boda de un ser querido, la bendición de conseguir un trabajo y finalmente la del cumpleaños. Por naturaleza, nos gusta celebrar junto a familiares y amigos esos momentos maravillosos.  Para eso planificamos una fiesta y hacemos las invitaciones.   Entonces, comienza la gran pregunta: ¿a quién invitamos?   Entre las excusas mas comunes que utilizamos  para comenzar a descartar invitados están: este vive muy lejos, a este otro no le gustan la fiestas, a aquel no lo vemos hace 5 años y no hay porqué invitarlo, etc.  Entonces, lo que comenzó como una amigable celebración, se convirtió en un gran problema a causa de la invitación.

Pero hay un gran contraste entre esa invitación y la que nuestro Señor nos hace.  Y es que Dios no tiene ese problema, no tiene excusas y constantemente nos invita a que confiemos en él y que lo hagamos parte de nuestra vida.

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen

en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”    Juan 1:12                                               

 

Que maravilloso es saber que los que escuchamos esa invitación y creemos en él nos da esa la virtud de ser sus hijos. Le invito a que escuche su voz, lo haga parte de su vida y comience a disfrutar de esa gran virtud.

Hoy también  hemos sido invitados a celebrar junto a nuestro Pastor un año más de vida.  Disfrutemos la bendición de compartir con él como familia de Dios ese gran momento.  ¡Muchas Felicidades Pastor!

 

Su Hermano en Cristo

 Luis Forteza