Reflexiones Anteriores

“Viene de arriba”

                            

Un hombre centroamericano de apellido Churunel, fue cuestionado por un amigo que le dijo: ¿Por qué hablas tanto de JESUCRISTO?  Churunel había encontrado la paz de DIOS: su vida licenciosa había sido transformada por JESUCRISTO, y ahora no importaba dónde, cuándo o con quién, siempre hablaba de ese milagro salvador de su vida.

 

A la insistente pregunta de su amigo, no emitió palabra alguna, comenzó a recoger palitos y hojas secas, formó un círculo, buscó hasta hallar un gusano, lo puso en el centro del círculo y prendió fuego a las hojas y palitos que ardieron rápidamente.  El calor fue cercando al gusano.  Este, desesperado, puso en alto la cabeza para respirar.  Churunel le extendió sus dedos, el gusano se asió de ellos y lo sacó.

 

-Esto fue lo que JESUCRISTO hizo por mí- habló Churunel.  El salmista bíblico expresa:

 

“Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso… Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro DIOS”

Salmo 40: 2-3

 

JESUCRISTO está muy cerca de usted, ¿por qué no extiende su mano?  EL tomará la suya y lo salvará.  No espere ser consumido por el pecado, la maldad, la indiferencia.  Crea en JESUCRISTO y sea salvo hoy mismo.

 

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

 

     

Design by: PRWS