Reflexiones Anteriores

La corriente del Niño

                  

Es el fenómeno natural de mayor presencia en el mundo.  Científicos siguen declarando que sus efectos son devastadores y duran por años.  Con todos los adelantos, no se puede determinar con exactitud su fuerza.

 

     Por todo el mundo sigue impregnando la marca de su presencia; ríos desbordados, lluvias torrenciales, altas temperaturas, tormentas de nieve, tornados, sequías, desolación, destrucción y muerte.

 

     Cuán diferente es esta corriente a la corriente del amor de DIOS, que encontramos descrita en la Biblia.  Este amor produce efectos transformadores: da a la vida perdón, salvación, paz y vida eterna.

 

     El Salmo 1:3 lo describe así:

 

“Será como árbol plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto a su tiempo, y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará”

 

     Maravillosa corriente de amor.  Le invito a aceptarla, es JESUCRISTO quien únicamente puede hacerlo.  La sangre vertida en el Calvario es la corriente limpiadora y transformadora que usted necesita; ¡Créalo!  Esa es la corriente del amor más puro derramada para su vida.  Acepte a JESUCRISTO y viva feliz.

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

   

Design by: PRWS