Reflexiones Anteriores

 

EL ACOHOL

Un joven de veinticinco años, venía manejando su automóvil, el vehículo ondulaba de lado a lado, el conductor, estaba borracho. Sin que nadie pudiera evitarlo cruzó bruscamente la calle y atropelló mortalmente a un padre y a su hijita.

El sólo hecho de tomar el volante de un vehículo en estado de embriaguez indica que es un ser embrutecido, cuyos sentidos están embotados, mente oscurecida y reacciones anuladas.

Lea atentamente:   No mires al vino cuando rojea.  Cuando resplandece su color en la copa.  Se entra suavemente. Más al fin como serpiente morderá, y como áspid dará dolor”       Proverbios 23:31-32

 Permítame formularle esta pregunta: ¿Es usted esclavo del alcohol u otra cosa?

Le invito a buscar en JESUCRISTO la solución para su liberación; crea en su poder salvador y transformador, EL es el único que puede hacerlo.  Acéptelo hoy mismo.

DIOS le bendiga,

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor: Iglesia Bautista de Roosevelt