Reflexiones Anteriores

“UNA FIERA ES UNA FIERA”

                            

Era la atracción principal del zoológico.  Llevaba el nombre de Lucknow.  Era un elástico e inquieto tigre blanco.  Ese día, el encargado de cuidar al tigre entró a la jaula confiado, porque lo conocía por varios años y se manifestaba generalmente amistoso.  Algo pasó; el tigre saltó sobre él y lo mató.  “A la fiera la podemos sacar de la selva, pero no podemos sacar a la selva de la fiera”, así lo expresó el director del zoológico.

 

La fiera sigue siendo fiera sin importar donde se encuentre.  Ese instinto que vive en los carnívoros en algún momento aflora, como el mimoso gato al sacar las uñas causando dolorosas heridas y el perro fiel al clavar sus colmillos.

 

Civilizaciones han pasado y no han podido sacar del corazón humano la fiera primitiva, a pesar de la religión, la cultura, la educación, los trajes, las joyas; el hombre es un empedernido pecador y no existe medicina que pueda curarlo.  Lea esto:

 

“Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne”

Ezequiel 36:26

 

Solo JESUCRISTO, el Hijo de DIOS, puede quitar el corazón de piedra y poner un corazón de carne, convertir al pecador en una nueva criatura salvada y transformada.

 

¿Quiere que JESUCRISTO haga eso en usted?  Acéptelo como su único y suficiente salvador hoy mismo.

 

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

 

     

Design by: PRWS