Reflexiones Anteriores

“… Un niño nos es nacido, hijo nos es dado…”     Isaías 9:6

                            

“De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”    Juan 3:16

 

 

Todos los que hemos creído en el unigénito Hijo de Dios y le hemos aceptado como nuestro Salvador personal, celebramos con mucho gozo y alegría el nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios, el Salvador del mundo.

 

La Vida y la Luz que hemos recibido de JESUCRISTO, son promesas que se hacen realidad en cada persona que cree en JESUCRISTO y le acepta en su corazón como su Salvador personal.

 

Con la vida eterna que se inicia en el mismo instante que depositamos nuestra fe y confianza en JESUCRISTO, nos encontramos gozando de Su Luz.  En Juan 8:12, Jesús nos dice: “Yo soy la luz del mundo, el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”.

 

Nuestras tinieblas se quedan atrás, se desvanecen ante la luz de JESUCRISTO.  Su luz nos guía en la senda que tenemos por delante y nos suplirá de fortaleza espiritual, paz, gozo y consuelo.

 

Celebremos la Navidad con gozo, júbilo, alabanza y adoración a DIOS, porque JESUCRISTO es Vida y Luz.

 

¿Cómo celebra usted la Navidad?  Acepte a JESUCRISTO en su corazón y celebrará la Navidad con la Vida y la Luz que solo JESUCRISTO puede dar.

 

 

DIOS le bendiga,

 

 

Hna. Loida Hernández Ramos

 

     

Design by: PRWS