Reflexiones Anteriores

 

VIVIR DE PRISA

Es hoy día una de las adicciones que el ser humano se ha impuesto voluntariamente sin percatarse que con ello esta destruyendo su propio ser y todo su organismo.

Comemos de prisa, andamos de prisa, hablamos con prisa y vivimos de prisa; nada se disfruta, nada tiene el gusto de la tranquilidad.    La pregunta es: ¿Hasta dónde nos conducirá esta forma de vivir, si casi dormimos de prisa?

Vivir de prisa es sumamente dañino, causa dolores de cabeza, musculares, insomnio, úlceras, mal humor, desesperación, etc.

Haga un alto en ese vertiginoso caminar que hoy le envuelve; usted lo puede lograr si determina buscar a JESUCRISTO quien sabe dar directrices para vivir tranquilo, en paz y feliz.

Lea atentamente la invitación de JESUCRISTO:   “Venid a MI todos los que estáis trabajados y cargados, y YO os haré descansar… y hallaréis descanso para vuestras almas”  Mateo 11:28 y 29b

Haga suya esta invitación, permítame decirle que esto, si tiene prisa, el descanso se obtiene a través de JESUCRISTO, quien con su vida nos dio la paz, y abrió el camino para nuestra felicidad, aun viviendo en este mundo tan convulsionado.

Solo JESUCRISTO puede hacerlo, lo hace desde el momento en que le permite que entre a su vida como su Salvador y Señor, tendrá descanso, paz, seguridad y vida eterna ¡Acéptelo!

 

DIOS le bendiga.

Rev. Joel Velásquez-Peralta

Pastor: Iglesia Bautista de Roosevelt.