Reflexiones Anteriores

UNA VIDA VICTORIOSA

“Todo lo puedo en CRISTO que me fortalece”  Filipenses 4:13

                   

¿Cómo se inicia y se vive una vida espiritual victoriosa?  Por fe acude a JESUCRISTO, refugio eterno, le entrega su corazón y le acepta como su Salvador y Señor.  En JESUCRISTO encuentra el perdón de sus pecados, la vida eterna, profunda paz y gozo en abundancia.  Se anda por fe,  “como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra y creciendo en el conocimiento de DIOS”.  Colosenses 1:10

 

       Se goza en la lectura y estudio de la Palabra de DIOS.  La oración tiene un lugar significativo en su vida diaria.  Congregarse con sus hermanos en la fe, le produce mucha satisfacción.  Así va creciendo en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador, JESUCRISTO.     2 Pedro 3:18

 

       Poco a poco se percata de la transformación que JESUCRISTO está obrando en su vida.  Sus motivaciones y sus metas van cambiando a la luz de la dirección que le señala el Espíritu Santo que mora en su corazón.  A medida que su relación con JESUCRISTO se fortalece y se hace más íntima, su amor para su Salvador crece y se hace más firme.  Reconoce que la vida espiritual victoriosa no es un logro del ser humano.  No existen méritos propios.  “Separados de JESUCRISTO, nada se puede hacer”.  Juan 15:56

 

       Toda la fuerza y el poder proceden de JESUCRISTO.  A nuestro Salvador demos toda la honra y la gloria.  Al final de la jornada, dice con seguridad: “Yo se que mi Redentor Vive… y mis ojos le verán”.  Job 19:25ª, 27ª

 

       ¿Desea usted una vida victoriosa con JESUCRISTO?  La puede empezar hoy.  Entréguele su corazón.  Acéptele como su Salvador y Señor.

 

 

DIOS le bendiga,

 

Hna. Loida Hernández 

 

   

Design by: PRWS