Reflexiones Anteriores

1, 200,000

                  

No es un número insignificante, ni mucho menos para ignorarlo; al contrario, debemos atender y procurar disminuir.

 

 Es la cantidad de hectáreas que cada año se incendian en los bosques de la Unión Americana. Lo triste y lamentable es que cada año va en aumento de forma vertiginosa. La verdad es que, sin darnos cuenta, pronto todos sufriremos las más grandes sequías, el calor más agobiante y la irreparable pérdida de nuestro sistema.

 

 Cosa similar está ocurriendo en la vida de muchos seres humanos donde el pecado destruye, neutraliza y acaba con toda esperanza.

 

 Le tengo buenas noticias; hay quien puede detener y restaurar esa condición en su vida; JESUCRISTO. Lea su ofrecimiento:

 

 “…YO-JESUCRISTO- he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” Juan 10:10

 

 No permita que el pecado siga destruyendo su vida. Acepte a JESUCRISTO y permítale que transforme lo irreparable. Decídalo hoy mismo, acepte en su corazón a JESUCRISTO.

 

 Dios le bendiga.

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

   

Design by: PRWS