Reflexiones Anteriores

UNA BALA EN LA CABEZA

             

Pensaba pasarlo bien, y esa noche Bruce, salió rumbo a un baile, en el camino tuvo un pequeño accidente automovilístico; solventando los requerimientos del percance continuó su ruta, ya en el salón de baile, se origino una pelea y se hicieron algunos disparos al aire, él no sintió nada, aunque presentaba una herida, que atribuyó al accidente de auto.

 Por diez años estuvo sufriendo de migrañas y dolores fuertes de cabeza, que calmaba con analgésicos; pero un día no soportó más y después de una radiografía, se descubre que tenía una bala incrustada en el cabeza.

 Hay miles de personas que llevan en la cabeza no una bala, sino, un sin número de preocupaciones, malos deseos, odios, egoísmos, etc.   En la mayoría de los casos son concientes pero, también hay los que ignoran las molestias que ocasionan.

 No siga viviendo de esa manera; hay una forma mucho mejor.

 Lea con atención   “Así que, si el Hijo – JESUCRISTO – os libertare, seréis verdaderamente libres   Juan 8:36

 Quite todo lo que perturba su cabeza, sea libre de esa opresión; acepte a JESUCRISTO.

Solamente así, su vida tendrá un disfrute mejor.    ¡Créalo! 

 DIOS le bendiga.

 

Rev. Joel Velásquez Peralta.

Pastor: Iglesia Bautista de Roosevelt.

 

Design by: PRWS