Reflexiones Anteriores

Llegó la Primavera

 

                  

Este fue el anuncio que con entusiasmo dio en un noticiero el encargado de los informes climatológicos.  Pero tras esta noticia también se pronosticaba que aún tendrían tormentas de nieve, temperaturas bajas hasta de un dígito; lo cual esperaban que conforme se restableciera y afirmara la estación primaveral, disfrutarían del encanto de los colores y las formas bellas y caprichosas de las flores, transformando el ambiente en un aroma suave y delicado por el perfume que despiden.

 

     ¿Sabe, amable lector, que también a su vida puede llegar la primavera?  No por una fecha específica ya establecida, sino por su propia determinación al reconocer en JESUCRISTO su salvador, quien únicamente puede hacerlo.

 

     Lea atentamente:

 

“Será como árbol plantado junto a corrientes de agua.  Que da su fruto a su tiempo, y su hoja no cae…”

                                     Salmo 1:3

 

     Permita a JESUCRISTO que transforme su sequedad de amor en corrientes de agua; y la oscuridad de su sendero, en el camino florido con su presencia.  Haga que llegue la primavera a su vida, acepte en su corazón a JESUCRISTO.

 

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

   

Design by: PRWS