Reflexiones Anteriores

Un “sujeto” y un “predicado” hacen una oración

                            

Se nos enseñó en la escuela, desde tercer grado, que ninguna oración está completa si no tiene un “sujeto” y un “predicado”.  La oración puede ser tan corta como: “Jesús, lloró”.

 

En el campo religioso, la oración es comunión directa con Dios.  De la Biblia copiamos algunos de los muchos casos en que la comunión con Dios fue efectiva:

 

  • El siervo de Abraham ora, y aparece Rebeca como esposa para Isaac.  Génesis 24:12-16
  • Jacob ora, y el ángel de Dios concede que la venganza de su hermano Esaú se cambie en amor fraternal.  Génesis 32: 24, 32 y Génesis 33:4
  • Moisés ora, y los Amalecitas son vencidos.  Éxodo 17: 8-14
  • El rey Asa oró, e Israel gana una batalla gloriosa.  2 Crónicas 14: 11-15
  • Josafat ora, y la ira de Dios se cambia en cariño.  2 Crónicas 20: 6-17
  • Eliseo ora, y las aguas del Jordán se dividen.  2 Reyes 2:14
  • Eliseo ora, y un niño muerto vuelve a la vida.  2 Reyes 4:32-36
  • Nehemías ora, y el corazón del rey se suaviza.  Nehemías 1:4-11, Nehemías 2:1-8
  • La Iglesia ora, y Pedro es liberado de la cárcel.  Hechos 12:5-18
  • Pablo y Silas oran, y un terremoto conmueve los cimientos de la cárcel y las cadenas de todos se sueltan.  Hechos 16: 25-29

 

Alguno de estos casos, ¿se asemeja a la necesidad que usted tiene de comunión directa con Dios?  Si Dios obró en los casos citados, obrará en los que usted solicite.  Pruebe tener comunión directa con el Padre Celestial.  Es tan sencillo como una oración del lenguaje con “sujeto” y “predicado”.

 

 

Hna. Esther Gely

    

Design by: PRWS