Reflexiones Anteriores

Una Bala

                          

 

Nativa de Sierra Leona, África Occidental, es una pequeña de nombre Tenneh.  No se sabe ni cuando una bala “perdida” se aloja en su cabeza.  Pasado el tiempo comienza a sufrir de inflamación en su rostro, fiebre y dolor de cabeza que no cede con ningún medicamento a su alcance.  La llevan al hospital más cercano y son las radiografías las que descubren la presencia de una bala en su cerebro.  Era tarde, ya había hecho su efecto destructor; pérdida de audición y la visión total de su ojo derecho.

 

     Existen en el mundo muchos que caminan, no con una bala en la cabeza, sino con algo peor: ansiedades, perturbaciones, preocupaciones, temores, miedos, amarguras, que están obstruyendo su visión y audición.  Solo JESUCRISTO puede cambiar esta condición.  Lea con atención:

 

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo –JESUCRISTO- os haré descansar”

Mateo 11:28

 

     ¿Desea usted cambiar esa condición?  Acepte a JESUCRISTO.  Responda a su invitación.  Permita que El transforme su vida completamente.

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

 

Design by: PRWS