Reflexiones Anteriores

“El peso del paso de los años”

 

En la vida de todo ser humano esta realidad provoca, de alguna forma, minimizarla, y con todo gusto, si se lograra, quitarlo.  Es el peso del paso de los años, que sin darnos cuenta, van dejando su huella.

 

Engañan un poco las cremas, los aceites, las cirugías, etc.  Pero la realidad es otra.  Nos cuesta doblarnos, caminamos lentos, si nos caemos el riesgo de una fractura, y reaccionamos con lentitud.  Por más que nos afanemos el paso de los años deja su peso.

 

A diferencia de este peso, hay otro; sí el peso del pecado que acarrea consecuencias desastrosas y lamentables.  Pero a diferencia del anterior, este sí se puede quitar.  ¡Lo hace JESUCRISTO!

 

Lea con atención:

“Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; más Jehová cargó en EL – JESUCRISTO – el (peso) pecado de todos nosotros”  Isaías 53:6

 

No siga cargando por más años el peso de su pecado.  Crea en JESUCRISTO como su salvador, acéptelo sinceramente en su corazón y viva libre del peso que el pecado produce.

 

DIOS le bendiga,

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor: Iglesia Bautista de Roosevelt

 

     

Design by: PRWS