Reflexiones Anteriores

 "CREER EN DIOS"

 

El Océano Pacifico es muy grande, pero  Jack, no le temía, izó velas, puso proa al norte y comenzó la aventura desde Sídney, Australia hasta San Diego California; en yn barco de vela; pero, a ochocientos kilómetros de la costa, una súbita ola hizo zozobrar su embarcación. . Y allí, en medio del Pacífico, solo y desamparado, recordó las palabras que su madre le había enseñado en su niñez: «Cuando estés en problemas, clama a Dios.» Jack oró, y Dios, de un modo maravilloso, lo salvó  de morir de hambre, de la sed, por las olas y del sol abrasador. El primer comentario de Jack al ser rescatado fue: «Antes no creía en Dios, pero ahora sí.»

Lea con atención:     He aquí que Dios es grande, pero no desestima a nadie; Es poderoso en fuerza de sabiduría”     Job 36:5

Permítame preguntarle:   ¿Cree usted en DIOS?

¿Será necesario llegar a la necesidad extrema para creer en Dios?   ¡Seguro que no!

¿Por qué no permite el disfrute de la gracia de Dios que le ofrece en JESUCRISTO?

 

JESUCRISTO quiere ser su Salvador y Señor hoy, pero no espere estarse hundiendo.   Acéptelo en su corazón y viva esta nueva y feliz experiencia.

 

DIOS le bendiga.

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Iglesia Bautista de Roosevelt