Reflexiones Anteriores

 

Día de Recordación

El último lunes del mes de mayo de cada año se les rinde honor a los  caídos en las guerras de los hombres; es lo que conocemos como el Día de Recordación.  Muchas vidas se han perdido y se siguen perdiendo en ese flagelo de la humanidad que es la guerra.  Guerras muchas veces de dudosa justificación.  Pero hay batallas de otra naturaleza que tienen que librarse y que nos redimen de nuestro pecado y de nuestra insuficiencia.  Estas batallas son las batallas de la fe.

Digo: ¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria y el hijo  del hombre para que lo visites?”   Salmo 8:04

Las batallas de la fe han costado también muchas vidas y sacrificios. En estas batallas el enemigo no es el otro hombre.  El enemigo es el  pecado y la indiferencia hacia Dios, nuestro Creador.  La sangre que se derrama no es la de nuestro semejante; sino la sangre de los mártires que lo sacrifican todo, incluyendo sus vidas, en su empeño por difundir el evangelio de nuestro Señor Jesucristo aquí en la tierra.

Como indica el Salmo citado: Dios se acordó y tiene memoria de nosotros.  Se acordó  a tal extremo,  que envió a su Hijo Jesucristo para posibilitar nuestra justificación ante El.                                                                                                                             

Recordemos con reverencia y agradecimiento a los caídos en las batallas de la fe, y a aquellos que hoy arriesgan sus vidas adelantando el reino de Dios en la tierra. 

 

Para  los cristianos, todos los días deben ser: “Memorial Day”.

 

Tu hermano en Cristo,

Neftalí Rivera Nieves