Reflexiones Anteriores

“Guarda silencio ante Jehová, y espera en él”.

Salmo 37:7ª

                  

  

“La espera desespera”, dice uno de nuestros refranes pueblerinos más comunes.  La vida agitada que llevamos, se caracteriza por el querer hacer mucho en poco tiempo.  No nos gusta esperar.  La vida se torna cada vez más superficial; con muy poco tiempo para la meditación en temas transcendentales y poco ejercicio en la espera paciente que fortalece el carácter.

 

     El Salmista nos invita a hacer silencio ante Jehová y esperar en él.  Hacer silencio ante Jehová es evitar la queja que verbalizamos en forma audible; es evitar también la protesta que albergamos en nuestro corazón y mente, porque la respuesta a nuestra petición no llega cuando se nos antoja.  Dios, a través del Salmista, nos invita a ser prudentes, a aprender a guardar silencio reverente y a esperar con paciencia su respuesta.

 

     Recientemente uno de mis hermanos pasó a morar con el Señor.  Sus últimos meses de vida, entendemos, fueron de espera desesperante para que el Señor le diera paz a él y a su familia.  La  última lección que mi hermano me dejó, la expresa claramente el Salmo citado,

 

“Guarda silencio ante Jehová, y espera en él”.

 

     Hermano y amigo, te invito a guardar silencio ante Jehová y esperar pacientemente en él.

 

 

Tu hermano en Cristo,

 

 

Neftalí Rivera Nieves

 

Design by: PRWS