Reflexiones Anteriores

“El Alcohol”

                            

Vecino de Lisboa, Portugal; una noche de fin de semana, con muchas copas, demasiadas para una cabeza, tomó su carro y salió rumbo a su casa por avenidas atestadas de tránsito y gente.  De repente, frente a su carro ve un bulto cruzar la calle, pero por la velocidad que llevaba, no tuvo tiempo de frenar o esquivarlo.  Lo arrolló y sin detener su marcha, huyó hasta llegar a su casa.

 

Unas horas más tarde, su cuñada le llamó por teléfono: “Tu hermano murió atropellado por un auto, el conductor huyó”.

 

El alcohol dentro del cuerpo es un enemigo, un agresor que sube rápido del estómago al cerebro, entorpeciendo las facultades del hombre, nublando su inteligencia, adormeciendo la conciencia y matando el alma.

 

Con cuánta razón el escritor bíblico dice:

 

“El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora.  Y cualquiera que por ellos yerra no es sabio”

Proverbios 20:1

 

¿Quién puede librar del alcohol a una persona?  ¿Qué tiene que hacer un adicto?  Reconocer en JESUCRISTO su salvador y entregarle su corazón.

 

¡Clame a JESUCRISTO, El le salvará!

 

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

 

     

Design by: PRWS