Reflexiones Anteriores

“Estoy con vosotros …”

 

!Qué dulces y gratas son estas palabras a nuestros oídos!  Con frecuencia las hemos escuchado en labios de amigos y familiares.  Pero, son mucho más significativas y gloriosas porque son la promesa de Su presencia en todo tiempo, que hace JESUCRISTO, el único Salvador, a cada uno de los suyos.  “HE AQUÍ YO ESTOY CON VOSOTROS TODOS LOS DIAS, HASTA EL FIN DEL MUNDO”  Mateo 28:20

 

¿Quiénes son los suyos?  Todas las personas que hemos venido a JESUCRISTO con sinceridad, le hemos aceptado en nuestro corazón como nuestro único y personal Salvador y nuestros pecados han sido lavados por la preciosa sangre de JESUCRISTO.

 

Podemos sentir la presencia de JESUCRISTO, el único Salvador, individual y colectivamente, en muchas y diversas situaciones:  en la adoración, en la alabanza, en la comunión entre los hermanos en CRISTO y también en nuestras aflicciones y situaciones que nos parecen muy difíciles de resolver.  El ve y conoce todo lo que concierne a cada uno de los suyos y Su presencia  se hace sentir en todo momento.  Hebreos 10:23 y 13:5-6 nos confirman la fidelidad de JESUCRISTO a Su promesa:  “ …PORQUE FIEL ES EL QUE PROMETIO” ,  “ …EL DIJO: NO TE DESAMPARARE NI TE DEJARE, DE MANERA QUE PODAMOS DECIR CONFIADAMENTE: EL SEÑOR ES MI AYUDADOR” .

 

Su presencia en todo tiempo y circunstancia, nos provee grandes bendiciones, tales como: paz, seguridad, fortaleza, confianza, gozo y dirección.

 

¿Conoce usted a JESUCRISTO como su único y personal Salvador?  Le invito a venir a El.  Acéptele en su corazón como su Salvador y Señor de su vida.  Desde ese momento la presencia de JESUCRISTO estará con usted  “TODOS LOS DIAS HASTA EL FIN DEL MUNDO”.  Y, por toda la ETERNIDAD, los suyos moraremos con JESUCRISTO, nuestro único Salvador.

 

¡Decídase a ser uno de los suyos!

 

Dios le Bendiga,

 

Su hermana en Cristo,

Loida Hernández