Reflexiones Anteriores

¿Donde está, el otro del extremo?

                            

Esta pregunta así sola no dice nada; pero fue formulada por un médico que atendía a un recién nacido abandonado en una de las estaciones de autobuses más concurridas de Los Ángeles, California.

 

     El pequeño aún con vida, tenía el cordón umbilical adherido a su cuerpo; pero el otro ser humano, la madre, no estaba.  ¿Qué la llevó a tomar semejante decisión?  El abandono del fruto del vientre es evidencia del desprecio por la vida humana y el pisoteo de los mandamientos divinos, evidencia del materialismo que invalida nuestra sociedad llamada “civilizada y cristiana”, que ha perdido el temor a Dios.

 

¿Habrá esperanza para la actitud humana?

 

SÍ, la encontramos en JESUCRISTO.  Lea con atención:

 

“Venid luego dice Jehová, y estemos a cuenta; si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”.

Isaías 1:18

 

     Permítale a JESUCRISTO entrar en su corazón, póngase a cuenta; sus pecados él, los pagó en el Calvario en la cruz.

 

     Su esperanza está solo en JESUCRISTO.  Acéptelo.

 

 

DIOS le bendiga,

 

 

Rev. Joel Velásquez Peralta

Pastor de la Iglesia Bautista de Roosevelt

    

Design by: PRWS